Blogia
HISTORIA DE NADIE Y DE TODOS

LLEVO UN POCO DE ÉL

LLEVO UN POCO DE ÉL

 

Luis Gamboa Calderón, oriundo de Desamparados.

Lo conocí como homeópata abnegado, un amor por homeopatía que nació cuando gracias a ésta fue curado de una enfermedad que lo estaba llevando a la muerte. Un hombre autodidacta, pude ver en su biblioteca libros de toda clase. Consumía al día más de quince tazas de café, bien fuerte y caliente, que compartía con su paquete de "Tico sin filtro. (Vicio heredado por su madre doña Luisa).

            Gracias a él pude conocer y traveciar un órgano, una organeta y una guitarra (que nunca aprendí a tocar). Fue el mago familiar, con trucos ingeniosos, que lograba atraer toda la atención de mis primos y por supuesto la mia. Con sus personificaciones y títeres, fabricados con un simple calcetín, arrancó las risas más francas e inocentes de una niñez naciente.

Poseedor de una capacidad inventora, minucioso en su andar, y con una facilidad para arreglar todo tipo de artefactos.

Educado y con una prestancia a flor de piel. Rescato además su manera combatir la injusticia, su tenacidad. Como anécdota,  una vez fui testigo de su búsqueda de un policía en pleno centro de la capital, para acusar a una madre, que según él estaba maltratando a una niña.

Creo que nunca toco una bola de fútbol, (atípico para la mayoría de  los costarricenses), pero ni falta le hacia.

Políticamente  identificado con Liberación Nacional a muerte, pero inhibido para tomar acción en las filas de su partido, limitándose solo al sufragio y su defensa ideológica a base de la experiencia. Y creo que esa apatía para salir con una bandera a hacer proselitismo y la decisión de mirar solo los toros desde la barrera, fue culpa de lo vivido con la guerra del 48. De esto recuerdo un cruce de palabras, yo apoyando a Calderón Fournier, y él al candidato de Liberación (creo que era Monge), finalizando  aquella discusión con estas palabras llenas de amor y de experiencia que no dan los limbros: " hay pollito, usted no sabe la historia" .

Portaba con gran orgullo sus valores irrenunciables, defendiendo su pensamiento, que más bien  parecía terco, pero siempre calmado, despacio sin correr.

Esto es lo que conocí de mi abuelito Luis,  y esto es lo que no conocí, pero escuche.

Fue un amante de su  trabajo en el departamento de Salubridad de la C.C.S.S., en sus años mozos fue taxista, tenor y hasta locutor aficionado en radios de aquellos años..

Fue soldado en la guerra de 1948, paradójicamente de los del otro bando, contrario a Pepe Figueres, de quien profesaba admiración.

Cuentan también que se reunían con amigos en las madrugadas para hacer grabaciones de aventuras y novelas que grababan y  guardaban en casetes. 

Bueno esto es lo que conocí de él, quizás parezca mucho, pero fue poco debido a su muerte joven, y la distancia de más de doscientos setenta kilómetros que nos separaban, pero creo que si algo tengo de él, es lo loco, el gusto por el café, (que aprendí de mi mama) lo poco que pueda tener de artista, el amor por la música y el canto, y la incipiente afición por el periodismo o lo que se le parezca.

 

Luis Gamboa Calderón.1929-1992

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres